Clientes satisfechos

Las lesiones sufridas en un accidente de tráfico permiten reclamar a los conductores de los implicados y a sus compañías aseguradoras una indemnización. Los siguientes afectados confiaron en mi experiencia para conseguirlo:

 

1.- Indemnización por accidente

Hace unos años D. Antonio M.N. acudió a mi despacho para plantearme lo que le había ocurrido: el pasado día 7 de octubre  de 2008, aproximadamente a las 19:00 horas de la tarde, circulaba  por la Avenida de España en nuestra localidad cuando detuvo su vehículo por motivos de seguridad vial, y, encontrándose su vehículo ya parado, sufrió un choque en cadena, puesto que el vehículo conducido por D.Antonio R. S, al no frenar a tiempo colisionó con el de Dª Carmen M.A., y este a su vez con el suyo.

Que  tras el accidente fue evacuado en ambulancia hasta el Hospital más cercano, donde fue atendido de las lesiones sufridas como consecuencia del golpe, y tras practicarle las exploraciones oportunas ledeclararon en situación de baja laboral con los consiguientes daños y perjuicios que esto supuso.

Actuaciones a realizar por mi despacho:

Como primer paso formulé denuncia ante los Juzgados competentes contra  D.Antonio R. S., conductor del vehículo marca Audi A-4, asegurado con la COMPAÑIA DE SEGUROS Y REASEGUROS, S.A., contra DOÑA Carmen M.A., conductora del vehículo Suzuki Vitaraasegurado con la aseguradora A. y contra todos aquellos contra  los que pudiera derivarse alguna responsabilidad por los hechos que se recogían en la denuncia. La misma se acompañó de los informes médicos de los facultativos que atendieron a mi cliente en el servicio de urgencia y durante el seguimiento de las lesiones, así como de los partes de baja y confirmación de baja emitidos por el médico de cabecera.

Acudir a la vía penal en lugar de la civil en este tipo de asuntos es la estrategia más comúnseguida por la mayoría de los abogados en cuanto permite tener una valoración médica, la del médico forense, de una forma mucho más barata, sin tener que afrontar el pago de una pericial médica de parte.

Tras incoarse el correspondiente procedimiento penal por el Juzgado competente se citó a mi cliente para ratificarse en su denuncia y hacerle el correspondiente ofrecimiento de acciones, a cuyo acto acudió acompañado por supuesto por mí para asesorarle y dirigirle en todo momento.

Posteriormente se le citó por el médico forense para ser examinado por el mismo, tras lo cual éste emitió su correspondiente informe en el que se fijaron las cantidades correspondientes al accidente sufrido en concepto de incapacidad Temporal y secuelas. En base a este informe quedaron claras cuáles son las cantidades que podríamos reclamar,que son las que se relacionan a continuación: 

1º. Incapacidad Temporal: 15 días impeditivos  que suponen 787,05 €,y30 días no impeditivos, que suponen 847,8 €, lo que hace un total de 1.634,85 €. 

2º. Secuelas: 2 Puntos de Secuelas, por síndrome postraumático cervical leve, que valorando cada punto a 729,51 € para la franja de edad en la que se encontraba comprendido como demandante, suponen  1.459,02 €, más 1 punto de perjuicio estético que supone 709,25 €, lo que hace un total de 2.168,27 €. 

3º. Factor de Corrección: Atendido al nivel de ingresos netos  procede la aplicación de un factor del 10% sobre la cuantía correspondiente a Incapacidad Temporal y Secuelas, lo que traduce en la cuantía de 380,31 €.

Por tanto, atendido lo anterior, la cantidad global que podíamos reclamar en concepto de indemnización por accidente de tráfico ascendía a 4.183,43 €.

Estas cantidades se determinaron en atención a los criterios marcados en el Baremo de indemnización  de accidente de tráfico.

Concreción de la cuantía de la indemnización: negociación con la compañía aseguradora:

Pese a que el procedimiento penal se archivó después del informe del médico forense, al no haber indicios de existencia de delito, ya habíamos conseguido el objetivo pretendido: la emisión de un informe médico.

El siguiente paso fue ponernos en contacto con las compañías aseguradoras de los otros conductores para requerirlas para que pagaran la indemnización de accidente de tráfico por esguince cervical fijada por el informe del médico forense o en caso contrario acudiríamos a la jurisdicción civil para reclamarla.

A continuación las compañías aseguradoras consignaron en favor de nuestro cliente la cantidad reclamada total, por lo que el mismo ingresó, gracias a nuestra actuación, el importe de  4.183,43 €.

Tener en cuenta finalmente que nuestro cliente se benefició de la exención que prevé la legislación fiscal para la indemnización por accidente de tráfico en el irpf,

Más información

2.- Denuncia por accidente

Hace unas semanas acudió a mi despacho especializado en reclamaciones por accidentes de tráfico D. Antonio R.S. para trasladarme lo que le había sucedido: el pasado día 7 de Agosto  de 2014, aproximadamente a las 19:00 horas de la tarde, circulaba  por la Avenida I., cuando conducía el vehículo de su propiedad marca Renault Megane Matricula  9999  BBB, amparado por la póliza de seguros de la Compañía de Seguros La E., cuando el vehículo matrícula  6666 DDD, conducido por D. Manuel R. G., con seguro contratado con la aseguradora A.,  intentó adelantarle por la izquierda por un carril sin circulación, colisionando en el lateral izquierdo delantero de su vehículo, y ello a pesar de haber efectuado una maniobra de evasión que por lo menos evitó que el impacto fuese mayor.

Como consecuencia de dicha colisión se produjeron daños en el vehículo de su propiedad, que  todavía no habían sido reparados. Asimismo  sufrió lesiones, de las que a esa fecha aún estaba siendo tratada en Rehabilitación.

Primer contacto con la compañía aseguradora contraria:

Unos días después del accidente, tras haber dado parte del siniestro a las aseguradoras, la aseguradora A., del conductor contrario, se puso en contacto con D. Antonio para citarlo paraser examinado por su médico (el médico de la aseguradora). D. Antonio, de buena fe, sin contar aún con asesoramiento letrado, asistió a esta cita médica para ser examinado del estado de sus lesiones.

Dos días después de esta cita médica un empleado de la compañía aseguradora A. se puso en contacto telefónico con D. Antonio para ofrecerle, en base al diagnóstico realizado por su médico de síndrome postraumático cervical leve,  una indemnización de 1.050 €.

Intervención de abogado: 

Después de que D. Antonio acudiera a nuestro despacho y nos expusiera el tema, como primera actuación, preparamos una denuncia ante los juzgados competentes. Esta denuncia, tras explicar los hechos ocurridos, se acompañó del documento consistente en el informe médico del Servicio de Urgencias del Hospital S.J., acreditativo de las lesiones sufridas. Asimismo se solicitó que por el Juzgado se librara Oficio  a la Policía Local  para que se uniera a los autos copia del  atestado policial emitido el día del accidente y que mi cliente fuera  examinado por el médico forense al objeto de que pudiera emitir Informe de Sanidad.

Unos pocos días después de presentar la denuncia y personarnos en el procedimiento penal que se abrió a raíz de ésta, el abogado de la compañía aseguradora A. se puso en contacto con nuestro despacho para ofrecernos una indemnización de 2.150 €. Por tanto la compañía, solo por el hecho de observar que mi cliente estaba asesorado por un abogado y que habíamos iniciado un procedimiento judicial al objeto de depurar responsabilidades, ya planteó una oferta que superaba en 1.100 € la que inicialmente había planteado.

Le trasladamos a D. Antonio la oferta de la compañía aseguradora A., advirtiéndole de que si esperáramos a que el procedimiento penal siguiera su curso y se emitiera el correspondiente informe por el médico forense, muy posiblemente podríamos obtener una indemnización mayor a la ofrecida. Pese a ello D. Antonio prefirió aceptar la oferta de la aseguradora puesto que necesitaba dinero rápidamente y no quiso esperar a que el procedimiento judicial avanzara más.

Por tanto contactamos con la aseguradora para manifestarles nuestra conformidad y controlamos la corrección del documento de finiquito que la aseguradora nos envió y del pago bancario que la aseguradora realizó.

Los resultados obtenidos por D. Antonio por acudir a un abogado especializado para presentar una denuncia por accidente de tráfico en Orihuela  y por confiar la negociación con la aseguradora a su abogado fueron fantásticos.

Como hemos indicado, consiguió una indemnización del doble de la cantidad que inicialmente, antes de tener abogado, le ofreció la entidad aseguradora.

Más información

3.- Accidente con secuelas

La Sra. Laura G.H. , de 52 años, acudió a mi despacho hace 3 meses después de sufrir un terrible accidente de tráfico: ella estaba conduciendo cuando un coche chocó con la parte izquierda de su vehículo. El resultado fue que estuvo 30 días en el hospital y le quedaron secuelas en el brazo y la pierna izquierdas.

Una vez salió del hospital, un médico de la compañía de seguros de la parte responsable del accidente valoró sus secuelas: determinó que simplemente tenía un síndrome postraumático cervical leve, a pesar que ella indicaba que creía que había perdido movilidad en el brazo y la pierna izquierdas.  Según el médico, la Sra. Laura G.H. se merecía una indemnización por accidente de tráfico con esguince cervical.

 

Con la valoración de dicho médico,  la Sra. Laura G.H. recibió 2 puntos y, según el baremo y su edad, le correspondían 744,65 € como indemnización. Una cantidad que a la Sra. Laura G.H. le pareció insuficiente por sus secuelas. Además, el médico no quiso tener en cuenta que la Sra. Laura G.H. había pasado 15 días después de su salida del hospital sin poder trabajar. Dichos días se consideran días impeditivos.

Tal y como le expliqué a la Sra. Laura G.H., normalmente es un médico forense o un especialista en valorar daños corporales quienes se encargan de determinar las secuelas correctamente. Otras veces, se encarga el propio médico de la compañía de seguros del responsable del accidente y, por tanto, no se le puede considerar un tercero imparcial.

Por ello, en casos de accidentes de tráfico y, sobretodo, cuando la valoración de las secuelas las realiza un médico de la compañía aseguradora, es imprescindible acudir a un abogado experto en accidentes de tráfico para que pueda asesorar correctamente y que tenga un conocimiento del RD-Ley 8/2004, de 29 de octubre, publicado en el boe para la indemnización por accidente de tráfico.

Resultado de la valoración de las secuelas de Laura G.H. 

Para poder realizar una valoración objetiva de las secuelas de Laura G.H., le puse en contacto con un médico forense, totalmente imparcial y con experiencia en valoraciones de daños corporales.

En atención a sus secuelas, el médico determinó que le correspondían 25 puntos por limitación de la movilidad del codo (15 puntos) y limitación de la movilidad del pie (10 puntos). Dichos puntos se transformaron en 1.285,88€ de indemnización.

 

Además, también se tenía que tener en cuenta que había pasado 30 días de ingreso hospitalario por lo que le correspondía una indemnización de 71,84 € por día y, dado que esas secuelas le habían impedido realizar su profesión habitual durante 15 días más, se tenía que calcular también la indemnización por días impeditivos que asciendía a 58,41 € por día.

El cálculo de la indemnización por ingreso hospitalario, días impeditivos y por secuelas es un cálculo muy habitual para los abogados especializados en accidentes de tráfico.

Indemnización total recibida por la Sra. Laura G.H. 

La indemnización total que le correspondía a la Sra. Laura G.H era la siguiente: 1.285,88 €por secuelas; 2.155, 20€ por los 30 días de ingreso hospitalario; y 876,12 € por días impeditivos. Un total de 4.317,20 €.

Como abogado experto en indemnizaciones de accidentes de tráfico de la Sra. Laura G.H., inicié las negociaciones con la compañía de seguros de la persona culpable del accidente, acreditando con informes médicos la valoración de las secuelas, el número de días de ingreso hospitalario y el número de días impeditivos.

Es frecuente que las compañías aseguradoras accedan al pago de las indemnizaciones cuando reciben la llamada del abogado contratado por la persona  víctima de un accidente de tráfico, tal y como sucedió en el caso de la Sra. Laura G.H. Con mi negociación, la Sra. Laura G.H. obtuvo la cantidad de 4.317,20 € de forma inmediata, porque la aseguradora se quería ahorrar el devengo de intereses de una indemnización por accidente de tráfico no pagada.

Más información

4.- Disconformidad con el alta médica

Hace unos meses  me entrevisté en mi despacho con Dª Manuela G.P. que me trasladó la siguiente situación en la que se encontraba: con fecha 17 de Mayo del año 2011 comenzó a prestar servicios para el Ayuntamiento de V. con un contrato de trabajo de duración determinada y con la categoría de Peón Ordinario, estando afiliada y en alta en el Régimen General de la Seguridad Social.El salario base mensual que percibía era de 965,96 €, siendo la base de cotización de 1.342,58 €.

Con fecha 24 de Mayo de 2014 fue declarada en situación de Incapacidad Temporal mediante la expedición del correspondiente parte de baja por enfermedad común, habiéndome diagnosticado cervicalgia por accidente de tráfico. Durante el tiempo que duró la baja percibió una prestación de 1006,93 €.

Con fecha 3 de Noviembre de 2014 recibió el alta médica por la autoridad facultativa al entenderse que resultaba acreditado que presentaba una situación de mejoría de sus lesiones que no le impedían la realización de las tareas fundamentales de su profesión.

Dª Manuela se encontraba en desacuerdo con el alta médica recibida en cuanto, según me indicaba, aun persistían fuertes dolores y la labor de peón para la que estaba contratada, o cualquier otra profesión a la que pudiera dedicarme que requiriera un esfuerzo físico,  difícilmente podían desarrollarse con una enfermedad como la que le afectaba.

Demanda judicial de impugnación de alta médica

Como reacción al alta indebida realizada en este asunto de baja por accidente de tráfico en Orihuela, el primer paso a dar fue formular la preceptiva Reclamación Previa ante la Delegación Provincial de Salud correspondiente dentro del plazo legalmente previsto, como trámite previo a la presentación de la demanda. Ésta fue resuelta por el referido organismo denegando nuestra solicitud.

Posteriormente presentamos demanda de impugnación de alta médica contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social. En la misma hicimos constar que en todo momento, mientras se prolongó la situación baja,  mi cliente observó el tratamiento médico prescrito por el médico de cabecera y por los servicios de urgencia en las ocasiones en que tuvo que acudir a éstos por los  intensos dolores y molestias.

Sostuvimos la postura de que no procedía el alta médica porque se mantenían los requisitos de la situación de baja laboral: a) Que las lesiones impidan la realización del trabajo y b) Que se necesite asistencia sanitaria. Para justificar esta postura aportamos, como pruebas, distintos informes médicos que acreditaban que las lesiones no habían remitido.

Entre los preceptivos trámites legales de este procedimiento judicial se procedió al análisis de Dª Manuela por el médico forense, a solicitud nuestra, para que evaluara el estado de su enfermedad, y si estaba capacitada o no para volver al trabajo.

Sentencia que anula el alta médica

Posteriormente se procedió a la celebración del  acto de Juicio Oral en el que defendimos nuestra postura nuevamente. Se trata de un Juicio en el orden social, que se rige por la Ley de Procedimiento Laboral, muy distinto a un juicio por accidente de tráfico que se hubiera celebrado en el ámbito civil, conforme a la Ley de Enjuiciamiento Civil.

El Juez, considerando los informes médicos aportados, y la valoración del médico forense que nos fue favorable,  dictó Sentencia en la que anuló y dejó sin efecto el parte de alta expedido, condenándose al demandado a que repusiera a Dª Manuela a su anterior situación de Incapacidad Temporal.

Con todo este procedimiento conseguimos retornar a mi clienta a su situación de baja por accidente de tráfico en Orihuela de la que nunca debió salir pues, como quedó acreditado en el proceso, Dª Manuela no dejó de tener, en ningún caso, los requisitos necesarios para estar en situación de baja. Es decir,  no llegó a tener un nivel de recuperación física suficiente de su enfermedad que le permitiera poder realizar su trabajo en condiciones dignas.

Además todo el procedimiento se tramitó muy rápido, en un periodo inferior a cuatro meses, en cuanto nos encontramos con un procedimiento que debe tramitarse con carácter preferente, conforme a las normas procesales aplicables.

Más información

5.- Reclamación por accidente

En un día de lluvia D. Luís V.R. circulaba con su vehículo por una autovía y al frenar su vehículo por aproximarse a un atasco se vio investido por un camión, el cual no pudo detener a tiempo su marcha, causando entre otras las siguientes lesiones a D. Luís V.R.:

  • Politraumatismo encefálico con deterioro de las funciones cerebrales superiores muy grave
  • Estado vegetativo persistente
  • Tetraparesia espática
  • Traumatismo torácico: contusiones pulmonares bilaterales con herida punzante en el hemotorax derecho a nivel axilar
  • Gran número de cicatrices con una valoración de 12 puntos

D. Luís V.R. tardó en recuperarse un total de 350 días, todos ellos hospitalizado y requiriendo de grandes atenciones médicas.

Como consecuencia de esto, se reconoció a D. Luís V.R. una gran invalidez, precisando de un concurso constante de una tercera persona para solventar sus necesidades básicas (alimentación, higiene, movilidad, etc.), viéndose obligado a tener que realizar obras en su domicilio para adaptar el mismo a sus nuevas necesidades.

Tal y como he mencionado al principio del artículo, tras acudir a mi Despacho la familia de D. Luís V.R. a comentarme el desgraciado accidente, interpuse una denuncia penal (aun conociendo que muy posiblemente no existiesen responsabilidades penales) por lo que D. Luís V.R. fue reconocido por el médico forense. Finalmente en este supuesto sí que se desarrolló el procedimiento penalmente ya que el conductor del camión se encontraba bajo los efectos de sustancias tóxicas.

Tras celebrar un primer juicio, se reconoció un resarcimiento económico por el accidente de tráfico a favor de D. Luís V.R. de 953.456,96 euros más los gastos necesarios para la adecuación de su vivienda, que finalmente se tasaron en 75.300 euros, por lo que la suma total ascendió a 1.028.756,96 euros.

Puesto que las secuelas que D. Luís V.R. sufrió le iban a obligar a tener que costear durante el resto de su vida una serie de gastos médicos, recurrimos la sentencia ante la Audiencia Provincial, solicitando que además de la cuantía anterior, se reconociese el derecho de D. Luís V.R. a percibir una renta mensual de 1.900 euros con los que cubrir todos los gastos médicos. La Audiencia Provincial estimó en parte el recurso que presenté reconociendo a D. Luís V.R. una renta mensual de 1.500 euros, si bien reconociendo que dicha cuantía podía ser revisada en caso de que no resultase suficiente.

Más información

6.- Cervicalgia por accidente de tráfico

Hará un tiempo, Don Benito O. H. se encontraba en su coche en Orihuela, parado ante un semáforo en rojo, cuando el conductor que venía tras él se despistó y no pudo frenar a tiempo. Los daños en el vehículo no fueron graves, pero el golpe le provocó los consabidos dolores derivados del latigazo cervical.

El conductor que impactó contra él reconoció su responsabilidad, cosa lógica porque en impactos posteriores es muy complicado negarlo, sobre todo cuando la normativa exige mantener siempre atención y una distancia de seguridad tal que permita frenar en caso de emergencia. De modo que rellenaron el famoso parte amistoso de accidente, donde se recogieron de forma aceptablemente completa los dados de ambos, de os vehículos y lo que había sucedido.

El problema llegó después, porque puesto en contacto con su seguro, que resultó ser el mismo del otro implicado, a D. Benito no terminó de gustarle lo que le proponían.

En estos casos hay que tener claro que se tiene derecho no sólo a elegir al profesional que se desee para su defensa jurídica, y no es obligatorio acogerse a quien el seguro le designe, sino que además también se puede escoger el centro médico donde se va a llevar a cabo el tratamiento de rehabilitación por las lesiones sufridas.Además, a D. Benito le ofrecieron una cantidad a tanto alzado por las lesiones sufridas, sin explicarle qué criterio habían usado para el cálculo.

Respecto a eso, hay que tener claro que ante la dificultad real de poner precio a un daño físico, el gobierno saca unas tablas actualizadas anualmente, en las que se bareman, de forma orientativa dichos daños, para que sirvan a las compañías de seguros de criterio decálculo de las indemnizaciones. Este mismo baremo es al que suelen acogerse los jueces en caso de controversia.

Este baremo parte de la cantidad de días que tarda en curar la víctima, y establece una cantidad por cada día de curación, que va a ser mayor si esa curación o las lesiones le impiden dedicarse a su ocupación habitual. Es decir, si tiene que darse de baja en el trabajo.

 

Todos estos extremos, es decir, si es precisa la baja laboral y si ya se está curado, dependerán del criterio del médico que lo trate, por eso es tan importante escoger a un facultativo de confianza. No es ya una cuestión del dinero de la indemnización, sino de la eficaz recuperación física y de la salud.

Pensárselo bien antes de aceptar la primera oferta:

Asesorado por mí, D. Benito acudió a una clínica donde no sólo diagnosticaron su padecimiento, sino que recogieron perfectamente su tratamiento en un informe de cara a su uso en caso de llegar a un pleito. Es este un aspecto importantísimo, puesto que un juez no tiene por qué saber de medicina, y se fiará de lo que digan los médicos. No es lo mismo que en Autos figure sólo el escueto informe del médico del seguro, que poder esgrimir un informe pericial de un especialista independiente, que además puede acudir al juzgado a exponerlo y explicarlo con claridad.

Además del tiempo de curación, el baremo establece unas tablas en las que en caso de quedar secuelas, éstas reciben una cantidad en función de la edad del paciente. La determinación de las secuelas es de gran importancia, y también requiere contar con el trabajo de un profesional. Los síntomas de la cervicalgia crónica pueden no ser muy diferentes del clásico latigazo cervical en proceso de curación. Y no discernir lo que es una secuela de una lesión que aún está curándose, a parte de los graves problemas de salud que puede conllevar, supone una diferencia apreciable en el montante de la indemnización a la que se tiene derecho.

Benito, en el caso que estoy comentando de su cervicalgia por accidente de tráfico en Orihuela, y gracias a que contó con un buen asesoramiento jurídico recibió el alta médica sólo cuando sus lesiones estuvieron efectivamente curadas y recibió una justa indemnización por parte del seguro. La diferencia entre lo que le ofrecieron al principio y lo que realmente cobró, fue de más de 3.000 € a su favor.

Más información

7.- Juicio por accidente

El Sr. Pedro M.L. acudió a mi despacho, tras haber sufrido un accidente de tráfico. Teniendo en cuenta que el accidente le había producido lesiones y que dichas lesiones habían necesitado de asistencia médica, le correspondía una indemnización de 2.456,89 €.

Debido a mi experiencia profesional, tenía conocimiento de que las compañías de seguros de la parte responsable del accidente de tráfico preferían abonar la indemnización tras una negociación con el abogado de la víctima que acudir a juicios por accidentes de tránsito. Sin embargo, siempre había excepciones en las que, tras una intensa negociación, a la víctima no le quedaba más remedio que acudir a los tribunales para poder obtener la indemnizacióncorrespondiente.

Por ello, indiqué al Sr. Pedro M.L. que debía iniciar una negociación con la aseguradora para que ésta accediera al pago de la indemnización completa por su accidente de tráfico. En un primer momento, la compañía de seguros no reconocía la asistencia médica por lo que ofrecía una indemnización de 1.355 €. Evidentemente, esta indemnización no fue aceptada por el Sr. Pedro M.L.

Conforme avanzaba la negociación con la aseguradora y con la entrega de los partes médicos, parecía que el Sr. Pedro M.L. conseguiría el pago de la indemnización completa. Sin embargo, en el último momento, la compañía de seguros cambió de idea y decidió no reconocer ni las lesiones ni, por supuesto, la asistencia médica derivada de dichas lesiones.

La solución es acudir a la vía civil 

Cuando la compañía de seguros se negó a concederle la indemnización de 2.456,89€ que le correspondía al Sr. Pedro M.L. por sus lesiones, le informé que podía hacer valer sus derechos en un juicio. Inmediatamente, el Sr. Pedro M.L. me preguntó cuánto tardaba un juicio por accidente de tráfico en esta ciudad y si iba a ser por la vía penal.

Le comuniqué que, por la cuantía del procedimiento, iba a seguir los trámites de un juicio verbal y que, por ello, sólo se iba a celebrar un juicio. El tiempo de espera depende siempre del volumen de trabajo de los juzgados por lo que, como abogado experto en accidentes de tráfico, nunca se puede decir el tiempo exacto de espera al cliente. Asimismo, la reclamación de la indemnización por accidente de tráfico no es objeto de juicio de faltas por accidente de tráfico sino que se debe interponer una demanda civil contra la aseguradora.

El Sr. Pedro M.L. se mostró de acuerdo en iniciar el procedimiento judicial civil contra la compañía de seguros en reclamación de la cantidad de 2.456,89€ de indemnización por sus lesiones y por la asistencia médica que necesitó. Al cabo de 7 días, se presentó la demanda.

Como abogado especialista y con experiencia en este tipo de juicio por accidente de tráfico en Orihuela, debo aconsejar que cualquier víctima de accidente de tráfico que necesite acudir a los tribunales para reclamar una indemnización acuda a un abogado experto en este tipo de juicios.

Las compañías de seguros ya tienen entre sus empleados a abogados especialistas por lo que la víctima necesita también a un abogado especializado para una mejor defensa de sus intereses.

El caso del Sr. Pedro M.L. se resolvió favorablemente: consiguió que el juez condenara a la aseguradora al pago de la indemnización de 2.456,89 € por lo que con mi actuación el Sr. Pedro M.L. pudo recibir 1.101,89 € más de lo que inicialmente la compañía de seguros estaba dispuesta a abonarle.

Más información

8.- Accidente con testigos

Una mañana de septiembre de 2007 ocurrió un accidente de tráfico, en las cercanías de Orihuela, que afectó a una familia de la localidad, compuesta por José ManuelC.G., María Dolores R.C. y su hija, Carolina C.R. El coche en el que viajaban, un Ford Focus, fue embestido por una furgoneta que se saltó un stop.

 

Se dio la circunstancia de que el accidente fue presenciado por una cuadrilla de albañiles que estaban situados junto al arcén de la carretera. No sólo ayudaron a las víctimas desde el primer momento, sino que se prestaron a declarar como testigos en un posible juicio. El conductor de la furgoneta, que resultó ileso, admitió en el momento su culpa y ofreció toda su colaboración. Pero más tarde, aconsejado por su compañía aseguradora, contó una versiónde los hechos muy distinta de la real.

José Manuel resultó ser el menos perjudicado, con tan sólo unos puntos sobre la ceja derecha; María Dolores, su mujer, sufrió rotura de fémur y pasó un mes en el hospital, más seis meses de recuperación. La hija, Carolina, sufrió varios cortes en la cara y fractura de un dedo de la mano derecha.Las lesiones sufridas por la familia, según la aseguradora, no ascendían a más de 90.000 €en total. Yo les recomendé que no se conformasen.

Valoradas sus lesiones por un facultativo independiente, y contando en el juicio con la ayuda de los testigos presenciales del accidente, logramos aumentar la cifra inicial considerablemente. La aseguradora intentó zanjar el asunto elevando su oferta a 100.000 €, cantidad que rechacé para seguir adelante con el proceso. Estaba seguro de que podíamos obtener entre 26.000 € y 32.000 € para José Manuel; entre 159.000 € y 175.000 € para María Dolores; y entre 80.000€ y 95.000 € para Carolina.

Tras más de dos años de proceso conseguí 29.829,75 € correspondientes a José Manuel;163.657,02 € correspondientes a María Dolores; y 92.895,42 € correspondientes a Carolina. En total, 286.382,19 €de indemnización. Es decir, la familia obtuvo 186.382,19 € más de lo que en un principio les ofrecía la aseguradora. Es de remarcar que, durante el tiempo que duró la reclamación, tuve que convencer varias veces a los beneficiarios para que no tirasen la toalla.

Más información

9.- Reclamación de indemnización por accidente de tráfico

La noche del nueve de febrero de 2006, Rosa L.D., de 46 años, sufrió un aparatoso accidente de coche. Había terminado su turno de trabajo a las diez, y media hora después se hallaba detenida en un semáforo. La pareja formada por Julio B.F. y María G.M. embistió su coche por detrás a bastante velocidad.

Las lesiones que sufrió Rosa fueron considerables, pese a lo cual no le quedaron secuelaspsicológicas, aunque sí físicas y de tipo motriz leves. Su coche fue declarado siniestro total y estuvo sin poder trabajar más de ocho meses. La compañía aseguradora le ofreció una indemnización ridícula: 20.000 €. Ella estuvo tentada de aceptar, pero sus hijos la convencieron para que pelease por lo que le correspondía. Vino a verme a mi despacho y planeamos una estrategia. Le dije que pelearíamos por conseguir entre 66.000 € y 73.000 €de indemnización. En total, la lucha por su reclamación llevó casi dos años.

La evaluaron profesionales independientes, hicimos una minuciosa recolección de todos los gastos ocasionados a lo largo del proceso y, por descontado, no cedimos a las continuas presiones de la compañía de seguros de la parte contraria. Al final, por hacer las cosas bien, por perseverar en reclamar lo justo y no desanimarnos—ya que este tipo de reclamaciones son siempre carreras de fondo—, logramos ganar el caso. La indemnización que recibió Rosa superó los 71.500 €. Lo que significa que, si Rosa se hubiera conformado con la indemnización que le ofreció la aseguradora en un principio hubiese dejado de percibir más de 51.500 €.

Más información

10.- Reclamación de daños

Roberto M.V. tuvo un accidente de coche en que mayoritariamente fue culpable el otro conductor. Roberto admitía tener algo de culpa, pero no aceptaba la atribución de culpas al 50 % por ciento que le exigía la otra parte. Cuando vino al despacho analizamos los hechos, nos pusimos al habla con la aseguradora de la otra parte y con la aseguradora de Roberto. La posible culpa de Roberto era levísima por lo que al final conseguimos establecer una atribución de culpas de un 15 % de Roberto y de un 85 % para el otro conductor. Puesto que las diferencias en la valoración de daños no eran relevantes, firmamos el acuerdo, sin necesidad de ir a juicio, consiguiendo para Roberto una indemnización de 8.425,56 €.

Mi cliente Elvira, N. M, de 50 años de edad, estaba cruzando, hace tres meses y medio por un paso de peatones situado cerca de su domicilio, estando el semáforo en verde para los peatones cuando fue atropellada por  un vehículo, que previamente había sido sustraído, y que se dio a la fuga. Se denunciaron los hechos ante el Juzgado de Instrucción competente, que finalmente archivó las diligencias por sobreseimiento provisional, al no haberse hallado al autor del atropello. Como consecuencia de éste, Doña Elvira sufrió lesiones y le han quedado secuelas en la cadera derecha. Por ello, he reclamado por vía civil contra el Consorcio de Compensación de Seguros una indemnización de 35.684 €, que aún se encuentra en tramitación.

Más información

11.- Cálculo de indemnización

Doña Jimena E.M. es cliente de mi despacho desde hace más de 5 años, y desafortunadamente hace uno y medio sufrió un accidente de automóvil. Para mayor clarificación, sin embargo, en vez de aplicar el baremo de 2012, como en el caso de Jimena, voy a aplicar el baremo actual, de 2014.

Doña Jimena, de 35 años sufrió lesiones en un hombro de las que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente. 

Calcular la indemnización por accidente de tráfico. Total de días de baja.

En el caso que nos ocupa, Jimena sufrió una fractura del hombro. Estuvo ingresada en el Hospital una semana y un día. Hasta pasados 2 meses y medio no pudo comenzar a usar el brazo con cierta normalidad. Tuvo que hacer rehabilitación durante 50 días antes de recibir el alta médica.

Días de baja hospitalaria; 8 días x 71,84 € = 574,72 €
Días de baja impeditiva; 75 días x 58,41€ = 4.380,75 €
Días de baja no impeditiva; 50 días x 31,43€ = 1.571,5 €
En total de la indemnización por días de baja es 6.526,97 € 

Cálculo de indemnización por accidente. Secuelas sufridas.

Es importante conocer que en el caso de existir secuelas concurrentes se aplica a cada una de ellas la siguiente fórmula (fórmula de Baltazar) para la correcta determinación de la puntuación:

[(100 – S) x s]  +  S
____________________
100

Siendo S la secuela de mayor puntuación y s la secuela de menor puntuación.

En el caso de Jimena no había secuelas concurrentes, por lo que no es necesario aplicar dicha fórmula.

El forense médico evaluó en el caso de Jimena las secuelas físicas y estéticas de la operación con un total de 9 puntos. Como Marta tenía 35 años, el cálculo será el siguiente: 

9 Puntos x 925,56 € = 8.330,04€.

Factores de corrección más habituales al calcular indemnización por accidente en Orihuela . Perjuicios económicos.

Esto supone la aplicación del factor de corrección a la cifra total obtenida de la suma de las indemnizaciones percibidas en los dos pasos anteriores.

Para determinarlo hay que buscar el factor que corresponda al rango de ingresos del perjudicado en el baremo correspondiente al año del accidente.

En el caso de Jimena que percibíaun salario de 45.000 €/año:

6.526,97 (Indemnización por días de baja) + 8.330,04€ (Indemnización por secuelas) + 17,21% = 17.413.90 €

Más información

12.- Cálculo de indemnización

Un ejemplo de cálculo de indemnización es el caso de Maite G.K., de 40 años de edad. El coche de Maite  fue alcanzado por detrás por otro vehículo  en una pendiente pronunciada. Como consecuencia del accidente, Marta sufrió una lesión  cervical. Acudió a mi despacho hace tres semanas, por lo que tras el pertinente cálculo según los detalles que aparecen a continuación, presentamos la reclamación de una indemnización total de 15.295,07 €.

Maite estuvo hospitalizada 3 días como consecuencia del fuerte impacto. Por tanto, aplicando la indemnización fijada en el Baremo de 2014 para cada día de hospitalización, resulta: 3 *71,84 €/día = 215,52 €.

Estuvo un mes y medio con tratamiento farmacológico y sin poder realizar sus tareas habituales. Por tanto: 45 * 58,41€/día (que corresponde a los días impeditivos) = 2.628,45 €.

Posteriormente tuvo que realizar 55 días de rehabilitación, que corresponden a indemnizaciones por accidente de tráfico sin baja laboral. Aplicando el baremo: 55 * 31,43€/día (que corresponde a los días no impeditivos) = 1.728,65 €.

Como consecuencia del accidente le han quedado 10 puntos de secuela, por tanto: 10*937,83€= 9.378,3 €.

Se aplicó un 12,20 % como factor de corrección sobre las secuelas por perjuicios económicos en base a las declaraciones de la renta de los 2 últimos años. Resultando: 9.378,3 € * 0,122 =1.144,15 €.

A lo anterior se añadieron los gastos de desplazamiento al centro médico en ambulancia: 200€.

Como puede verse, el cálculo de la indemnización tiene en cuenta dos criterios los días que tarda en curar la lesión y las secuelas permanentes.

Más información

13.- El derecho de la víctima

Hace un mes, acudió a mi despacho un joven, llamado José P.T, con un brazo escayolado. Me contó lo siguiente: hacía un mes, había sufrido un accidente de tráfico, el vehículo sufrió daños materiales y él acabó necesitando asistencia médica por rotura del brazo.

La reparación del vehículo le costó a José P.T. la cantidad de 2.500 € y, respecto a la rotura del brazo, debía  llevar la escayola durante aproximadamente dos meses. Su consulta era que la otra parte se había negado a realizar un parte amistoso y, por ello, acudió la policía para cumplimentar el atestado correspondiente. José P.T. deseaba reclamar a la compañía de seguros una indemnización por la reparación del vehículo y por la asistencia médica que necesitó debido a que se rompió el brazo por el accidente.

Como abogado de accidente de tráfico, aconsejé a José P.T. la presentación de una denuncia por la vía penal, mientras se negociaba de forma extrajudicial con la compañía de seguros del responsable del accidente el pago de la indemnización referida. José P.T. entendió inmediatamente la importancia de un abogado experto en accidentes de tráfico para negociar con compañías aseguradoras.

Solución para el caso de José P.T.

Tal y como he comentado, se presentó denuncia por la vía penal, reclamando la cantidad de2.500 € por la reparación del vehículo y 1.000 € como indemnización por la rotura del brazo de José P.T., aportando tanto el atestado como la factura de la reparación de su coche y los partes de asistencia médica.

Paralelamente a la denuncia penal, inicié las negociaciones con la compañía aseguradora y así evitar la celebración de una vista derivada de la denuncia presentada. Finalmente, lacompañía aseguradora accedió al pago de tanto de la reparación del vehículo como de la indemnización por la rotura del brazo. Por tanto, José P.T. recibió la cantidad de 3.500 €.

Importancia de la negociación extrajudicial

En el caso de José P.T., la presentación de  la denuncia penal de forma paralela al inicio de la negociación extrajudicial sirvió como una forma de presión para llegar a un acuerdo satisfactorio de la parte víctima del accidente. Por ello, un abogado con experiencia en accidentes de tráfico, también tendrá las habilidades necesarias para llevar una buena negociación con la compañía aseguradora de la parte responsable del accidente.

Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons